Secretaría de Cultura reclama a Levi’s México por diseños de culturas indígenas en sus prendas

0
108

Ciudad e México a 22 de noviembre de 2021.- La Secretaría de Cultura cuestionó a la empresa estadounidense Levi’s por usar diseños indígenas mexicanos en sus prendas sin contar con la autorización ni haber retribuido los derechos de autor a la comunidad de donde son originarios.

La titular de la dependencia, Alejandra Frausto, envió una carta a la empresa, así como al colectivo Dracco Textil, que colaboró con la compañía, para que “se explique públicamente con qué fundamentos se comercializa y privatiza una propiedad colectiva”.

«Se trata de un principio de consideración ética que, local y globalmente, nos obliga a hacer un llamado de atención y poner en la mesa de la discusión pública un tema impostergable: proteger los derechos de los pueblos originarios que históricamente han sido invisibilizados», indicó Frausto.

Denuncia

La Secretaría de Cultura denunció en un comunicado que la colección Levi’s Premium, Original Trucker Jacket contiene en sus pantalones y chaquetas elementos bordados que pertenecen a la cultura mazateca de la comunidad San Felipe, Jalapa de Díaz, de Oaxaca.

Según la dependencia, la compañía no utilizó el mecanismo adecuado para obtener el permiso de dicha comunidad.

Asimismo, Frausto citó en sus cartas la Ley Federal de Derechos de Autor del Estado Mexicano, que señala que “las obras no se pueden utilizar sin la autorización por escrito del pueblo o comunidad titular”.

La legislación también exige una “retribución justa y equitativa en beneficio de los titulares de los derechos”.

«Principios que su marca no está cumpliendo, en tanto que los diseños han sido recortados para ser aplicados a prendas industrializadas. No indican el nombre de las comunidades y no existe retribución alguna hacia los dueños de dichos diseños”, aseveró la secretaria Frausto en su carta.

A Levi’s México le reclama que los diseños han sido recortados para ser aplicados a prendas industrializadas, no indican el nombre de las comunidades y no existe retribución alguna hacia los dueños de dichos diseños.

A Dracco Textil le increpa que ve con indignación que no solo han negociado con diseños mazatecos, con otomíes de Hidalgo y textiles de Chiapas, sin tener permiso de las comunidades, sino que también trabajan bajo el rubro de ‘maquila’, lo cual atenta con la creatividad.

En ambos casos, hace llamado a desarrollar un trabajo respetuoso con las comunidades originarias dentro de un marco ético que no socave la identidad y la economía de los pueblos.

Deja un comentario