Tráfico de armas

0
260

POR: Fernando Rangel de León

Dice la Constitución: “Los habitantes de los Estados Unidos Mexicanos, tienen derecho a poseer armas en su domicilio, para su seguridad y legítima defensa, con excepción de las prohibidas por la Ley Federal y las reservadas para el uso exclusivo del Ejército, Armada, Fuerza Aérea y Guardia Nacional. La ley federal determinará los casos, condiciones, requisitos y lugares en que se podrá autorizar a los habitantes la portación de armas”.

Sin embargo los grupos de personas que les da por cometer hechos penales, se hacen de armas de fuego para delinquir; aunque sean de las prohibidas por la ley y de las de uso exclusivo de las fuerzas armadas de México; las que consiguen con demasiada facilidad en el “mercado negro” de armas de fuego, que se abastece también con suma facilidad del contrabando de Estados Unidos, principalmente; país en el que todo mundo puede comprar toda clase de armas, hasta las más sofisticadas.

La compra de armas en la Unión Americana, es muy alta porque las adquiere cualquiera, tanto para su uso personal como para traficar con ellas; pues esta ilícita actividad les reditúa pingües ganancias, sobre todo las que se meten de contrabando a México, país al que tienen inundado de armas de todo calibre; y con las que la delincuencia organizada enfrenta a las mismas fuerzas armadas del país, algunas veces con éxito; las que ante su poderío han tenido que ceder, como en el caso de Ovidio hijo de  “El Chapo” Guzmán, en Culiacán, Sin., en 2020, que prefirieron dejarlo en libertad para no causar muchas muertes de inocentes de la población civil.

Por eso el Presidente de México, Licenciado Andrés Manuel López Obrador, en su intervención en el Consejo de Seguridad de la ONU, el pasado 9 de noviembre, sostuvo que nuestro país tiene la tarea de colocar en la agenda internacional temas urgentes, como el combate al tráfico de armas y la corrupción, para mantener la paz y la seguridad mundiales.

El tema del combate al tráfico de armas ya lo había adelantado el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, en la demanda civil que presentó el pasado 4 de agosto, un día después del segundo aniversario del tiroteo de Walmart, en el Paso, Texas, que causó la muerte de varios mexicanos, en una Corte Federal de Boston, Massachusettes, en contra de fabricantes de arma de fuego, por el comercio negligente e ilícito de armas; pues les reclaman que no solamente deben de vender lo que fabrican, sino que son responsables del destino y uso de las armas, para prevenir el tráfico de armas; reclamándoles además que deben de indemnizar a México, por todo el daño que sus armas le han causado.

La respuesta a la demanda no se hizo esperar; 11 armadoras están pidiendo a dicha corte, que la deseche; argumentando que esa corte de Boston, no tiene jurisdicción sobre las armadoras,  que no son responsables de la venta de armas de fuego a terceros y que no tienen control sobre el tráfico de armas.

La opinión pública de México, contra el tráfico de armas, debe de hacerse oír en Estados Unidos, para que acaben con él; pues una de las principales causas de la violencia que azota a nuestro país es el tráfico de armas que se fabrican en nuestro vecino y amigo del norte.

Deja un comentario