Olivia, símbolo de triunfo y esperanza

0
87

En la memoria colectiva, de toda una generación de quienes ya sumamos casi sesenta primaveras, permanece el personaje icónico de “Sandy”, la cándida y dulce chica que llega a Estados Unidos a estudiar la Secundaria, donde se enamora de “Danny”, un chico con caparazón de rebelde, aunque con un interior tierno y romántico hombre, en “Vaselina”, la película más taquillera de 1978, marcó una época por la música, baile y su romance limpio y puro, que a todos los espectadores nos robó el corazón

Vaya que nos tomó por sorpresa la partida de Olivia Newton-John, una actriz de gran belleza y cantante con voz espectacular, rompió récords por más de 100 millones de discos vendidos. Fue merecedora de 5 premios Grammy por sus discos de pop-country. Aunque ya era una cantante reconocida, Olivia aceleró su éxito mundial por su protagónico en la película “Vaselina”, fue su antes y después de su carrera tanto actoral como de cantante, pues la canción que interpreta al final de la película: You´re the One that I Want, donde deja a un lado sus suéteres y faldas amponas, por su blusa y pantalón negro entallado de cuero, además de robarse el corazón de todos los hombres, fue uno de los más vendidos y estuvo por más de seis semanas en primer lugar de la lista de popularidad.

En su cuenta de Instagram y Facebook, lo comunicó su esposo John Easterling, quien dijo: Olivia ha sido símbolo de triunfo y esperanza, donde ha compartido su experiencia por más de 30 años en sobreviviente del cáncer.

En 1992, le diagnosticaron un tumor maligno en la mama, desde entonces estuvo en la lucha constante, siempre con actitud positiva, al grado que llegó a decir, que esta enfermedad había sido una bendición, aunque no se lo deseaba a nadie. Con medicina vegetal y científica, contuvo el problema por muchos años, dando aliento a través de su propia experiencia a miles de mujeres con el mismo padecimiento, lo que la hizo crear la Fundación Olivia Newton-John, dedicada a la investigación de la medicina vegetal y el cáncer.

Aunque por un tiempo la dieron de alta, luego de más de 20 años, le apareció el terrible mal, en otra parte del cuerpo la que la llevó a luchar otra vez por casi 5 años, hasta el pasado lunes que dejó de existir a la edad de 73 años, en su rancho al sur de California. Su esposo John, pidió a los amigos en lugar de enviar flores, hicieran donaciones a la fundación, para continuar con la investigación para mejorar la salud de las personas que desarrollan células malignas.

Hay tantas teorías sobre la aparición de las enfermedades. En una investigación encontraron que las células cancerígenas más temen, es al amor. El estudio descubrió es muchas personas faltan enfermas por falta de amor. El Dr. David Hawkins es un médico muy conocido en Estados Unidos y ha tratado a muchos pacientes en todo el mundo, él dice que al ver al paciente ya sabe la causa de la enfermedad. Dijo que muchos pacientes se enferman porque no hablan de amor, solo hablan de dolor, de enojo, de frustración, el paquete entero está atrapado en el cuerpo del paciente.

El Dr. Hawkins dijo que las personas con frecuencias de vibraciones inferiores a los 200 Hertz son muy densas, fáciles de enfermar. La frecuencia vibratoria, es comúnmente conocida como el campo magnético. Los pensamientos negativos con vibraciones por debajo de los 200 Hz son:

culpa, resentimiento, celos, egoísmo, odio, rabia, miedo, frustración, estas emociones tienen frecuencias de vibraciones por debajo de los 50.

El índice de vibración más alta son 1000 Hertz y el más bajo es 1. Las frecuencias por encima de los 200 Hz. Todos los pensamientos y sentimientos que provienen del amor, como la compasión, respeto, bondad, cariño, humildad, generosidad, amabilidad, gratitud y todas estas buenas acciones alcanzan entre 400 y 500 vibraciones. El amor tiene una frecuencia de 528 hertz, las personas que viven en amor, generalmente son sanas, difícilmente se enferman.

Deja un comentario