¿Eres mentalmente pobre?

0
61

Cuidado!!!! Eso te puede llevar a la pobreza espiritual y material también!

Hay una frase que se le atribuye a ese excelente cómico que yo considero el mejor del mundo, el inmortal Cantinflas: “No he sido pobre, solo he estado sin dinero. Ser pobre es un estado mental y no tener dinero es una condición temporal”.

Yo pienso que tenía razón, que la pobreza es una actitud para la que no se necesita dinero, y para la abundancia solo se requiere un cambio de mentalidad.

Pobre eres cuando desperdicias tu tiempo y tus ideas; porque vas a terminar inevitablemente desperdiciando tu dinero.

En alguna parte leí que todo aquello que te rodea es el reflejo de ti mismo y que nada es tan cierto como que las cosas se parecen a su dueño. Tu casa, tu habitación, tu auto, tu ropa, todo eso que tienes te refleja a ti.

Obviamente el parecido no es físico (aunque a veces termina siéndolo) Yo me refiero a un parecido intangible. Una persona ordenada y limpia tiene su vida y su mente organizadas y este órden y limpieza te llevan inevitablemente a una buena administración de tus finanzas. A pensar que el dinero como nuestra vida y nuestro entorno hay que valorarlo y respetarlo, no desperdiciarlo en aquello no te será de verdadera utilidad.

Alguna vez una amiga comentó algo que entonces me pareció muy extremo: Comentaba que la mayoría de la gente con mentalidad de pobreza es sucia, desordenada, impuntual y no valora su tiempo. Por ende, lo desperdicia, lo mismo que la oportunidad de progresar.

No se, pero en lo que si estoy de acuerdo es en que la pobreza no empieza ni termina con el dinero sino con la forma en que vives, no eres pobre por el trabajo o el sueldo que tienes sino por la forma en que lo tratas y te tratas a ti mismo.

Orden es disciplina, coherencia y esto puede arrojarte resultados que no puedes ni imaginar.

Y recuerda cambios no vienen con el año nuevo, si no cambias tu mentalidad todo seguirá igual y que como dice Mike Phillips: “El dinero llegará, cuando hagas lo correcto”…

Deja un comentario