Rafa Nadal se mete a octavos con una marca de locura

0
74

(AGENCIAS) 27 de mayo de 2022.- Pasan los años y Rafael Nadal sigue siendo rey en el tenis. El español clasificó por decimoséptima vez para los octavos de Roland Garros, después de derrotar a Botic Van de Zandschulp por 6-3, 6-2 y 6-4.

En la siguiente ronda, a disputar el domingo, espera a Felix Auger-Aliassime, verdugo de Filip Krajinovic por 7-6(3), 7-6(2) y 7-5. Al canadiense, noveno del ranking, lo entrena Toni Nadal.

La única vez que le falló el balear a esa ronda fue en la edición de 2016 cuando se retiró antes de entrar a la tercera ronda que le medía a Marcel Granollers por una rotura en la muñeca.

No había precedentes entre ambos, pero el campeón de 21 grandes sabía de lo fuerte que le pega a la pelota el neerlandés.

En otro día con frío y amenaza de lluvia en París, la humedad alcanzaba el 70 por ciento. La Suzanne Lenglen, en esas circunstancias, había sido el cementerio de muchos mosqueteros.

Lo recuerda bien Carlos Moyá, actual entrenador de Rafa, que perdió allí con el tulipán Martin Verkerk en los cuartos de 2003.

Estaba avisado Nadal, que respeta a todos sus contrarios. «Siempre entro a la pista pensando en que puedo perder».

Van de Zandschulp rompió el saque de su adversario en el juego inicial y confirmaba su peligrosidad. Lo que pasa es que Rafa es mucho Rafa y más en la arcilla de París.

El neerlandés no volvió a ganar un solo punto con el saque del mosquetero español en el primer set y encajó dos ‘breaks’.

La secuencia de puntos seguidos con el servicio de Nadal llegó hasta los 23. Al final de la segunda manga, el pupilo de Carlos Moyá y Marc López sólo había cedido dos puntos al saque.

Como momento curioso la jugada que perdió el gigante de Wageningen por tocar la red con el pie. Cabe recordar la regla de que está prohibido tocarla.

Las gradas de la segunda central de Roland Garros se quedaron pequeñas para ver al campeón de 21 grandes. Entre los presentes estaba Zinedine Zidane, que le entregó a Rafa su primera Copa de los Mosqueteros en 2005.

Van de Zandschulp evitó el rosco en el tercer set e incluso logró una segunda rotura. Pasó de un 4-0 en contra a tener bola de 5-5.

Deja un comentario