Toño Malpica llega con Dulce y Meg a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara

0
55
  • El cuento infantil es una de las más recientes publicaciones de Santillana
  • Con ilustraciones de Claudia Navarro y la narrativa de Malpica, las protagonistas de esta historia robarán el corazón de sus lectores.
  • El domingo 27 a las 13:00 el autor firmará ejemplares de esta conmovedora historia en la que el vínculo afectivo entre humanos y perros es protagonista.
  • La obra es una invitación a adoptar mascotas y a transformar una pérdida en una nueva oportunidad.

Guadalajara, Jalisco a 13 de noviembre de 2022. – La conmovedora historia de Dulce y Meg sobre el vínculo amistoso entre humanos y perros, escrita por Antonio Malpica, será motivo de cita para el autor con las más pequeñas y pequeños lectores de la casa. Coordinada por editorial Santillana el domingo 27 de noviembre de las 13:00 a las 13:50 horas en el Feria Internacional del Libro de Guadalajara se realizará la firma de ejemplares.

 

Narrado desde la voz de una cachorrita llamada Dulce, el cuento presenta desde la etapa en la que ella vivía con su familia canina, para posteriormente ser adoptada por Ruth y Fer, una pareja de humanos. Posteriormente se familiariza con Meg, la bebé recién nacida.

 

Con el paso del tiempo Dulce y Meg se identifican, se vuelven inseparables hasta los días adultos de ambas en los que la vida da un giro. Meg se ve en la situación de honrar a su compañera ausente y brinda un hogar -mediante adopción responsable- a otra pequeña perrita con la que compartirá los siguientes años de su vida.

 

Dulce y Meg es un libro ideal para quien desea un compañero de vida, que lo llene de ternura y lo ame para siempre.

 

Cabe señalar que el amor por los perritos es una coincidencia entre autor e ilustradora. Claudia desde niña quería rescatar a todos los perritos de la calle. De grande comprendió que era una tarea difícil. No lo logró, pero sí rescató a Mateo.

 

Mientras que -de niño- Toño nunca tuvo un perrito, aunque siempre quiso uno. Actualmente tiene dos y los lleva a pasear todos los días.

 

El libro se encontrará disponible para su adquisición en el stand de Santillana dentro de la FIL (Stand H1-H3) y en librerías de México.

 

Semblanza

 

De chico quería ser vaquero. Luego creció (poco) y decidió que mejor sería bombero. Pasó el tiempo (bastante) y, aunque ya estaba muy encariñado con un piano que le heredaron, optó por estudiar ingeniería en computación. Ahí, en la UNAM, descubrió que su filiación puma era más que un capricho futbolero y que su vocación en la vida, definitivamente, no eran los sistemas. Terminó la carrera y trabajó desde analista programador (siendo muy infeliz) hasta ser socio de su propia empresa (siendo aún más infeliz). En el ínterin, no obstante, descubrió que escribir teatro al lado de su hermano era una excelente forma de huirle al psiquiatra.

Continuó en la dramaturgia coautoral hasta que se despertó en su interior el amodorrado y traicionero gusanito de la narrativa. Así pues, escribió varias novelas hasta poder ver publicadas las dos primeras, una para niños y otra para grandes. Cuando decidió cerrar su empresa y vagar por el mundo (dígase que se casó y lo corrieron de su casa), descubrió también que se puede ser feliz aunque no sepas qué vas a comer la semana entrante. Hoy en día se complace poniendo “Escritor” en sus tarjetas de presentación porque, en efecto, es eso lo que lo hace más dichoso (además de los tacos al pastor, el café, el jazz, ver la tele con su esposa y jugar con sus hijos). 

Ha ganado varios premios literarios y tiene más de 30 libros publicados (en su mayoría de LIJ), pero sigue pensando que cualquier día de estos se le vuelve a meter en la cabeza lo de ser vaquero o bombero (será porque, en el fondo, para eso escribe: para ser muchas personas sin tener que rentar muchos disfraces), así que vale la pena tenerlo vigilado. Como dato curioso podemos mencionar que, aunque ya anda en los cuarenta y muchos, es fan de Phineas Flynn, KickButowski y Dipper Pines. Escribe teatro y toca el piano (todavía), ama a Borges (cómo no) y prefiere el whisky al tequila (por mucho).

 

 

 

Deja un comentario