Harry aclara racismo en la Casa de Windsor, pero lanza ataque: «son abusadores»

0
35

El príncipe Harry lo hizo una vez más, cambió su versión con respecto a que él y Meghan Markle señalaron a un miembro de la Casa de Windsor como racista y lanzó un nuevo y certero ataque en contra de la familia real, al acusarla como «cómplice» del «dolor y sufrimiento» de Meghan Markle y los comparó con unos «abusadores».

En una entrevista explosiva con ITV para publicitar sus memorias, el duque de Sussex sugirió que su familia ayudó a «destrozar» su reputación y la de Meghan, lo que habría sido una de las causas del llamado Megxit y que los obligó a mudarse a California y aseguró que los Windsor «no han mostrado voluntad de reconciliarse».

Las afirmaciones del príncipe Harry fueron parte de una charla de 90 minutos con el presentador de ITV y su viejo amigo Tom Bradby. Si bien acusó a su familia de «getting in bed with the devil», también hizo una aclaración de que no eran racistas, aunque sí los cree culpables, y hasta él mismo en el pasado, de un «sesgo inconsciente».

También quiso mostrar su apoyo a la ex dama de honor de la reina Isabel II, lady Susan Hussey, quien se vio envuelta en una polémica el mes pasado de racismo; el duque de Sussex consideró que «nunca tuvo la intención de hacer daño». La entrevista no fue pagada e intercaló las preguntas del periodista con clips en audio de Spare.

Entre las principales acusaciones que realizó se encuentran la «horrible» actitud que tuvieron los Windsor con él después de la muerte de la reina Isabel II y de que tampoco tienen «ninguna voluntad de reconciliación». Además, insistió en que ciertos miembros de la realeza dañaron su reputación como pareja.

Otra de sus afirmaciones fue que luego del altercado físico que tuvo con su hermano, el príncipe William, él no quiso regresar el golpe, ya que había buscado terapia, aunque dejó en claro que el «código sagrado» entre ellos se quebró al no sentir nada cuando el príncipe de Gales le dijo: «te juro por la muerte de mi mamá que quiero que seas feliz».

El jurar por la princesa Diana era la forma más seria e importante en la que los príncipes se podían comunicar, pero ahora eso también está roto. En cuanto a la relación de Markle y Kate Middleton, admitió que no se llevaron bien desde el principio y que hubo «muchos estereotipos» sobre su esposa.

Consideró que todo fue porque ella es una «actriz estadounidense, divorciada y birracial»; agregó que incluso él era un tanto «culpable» y explicó que lo es de «muchas razones diferentes, pero yo había puesto muchas esperanzas en la idea de que seríamos William, Kate, yo y quien sea, que podríamos salir y trabajar juntos».

A pesar el recibimiento, el duque de Sussex comentó que su hermano no intentó disuadirlo de casarse con Meghan, pero si le advirtió que «esto va a ser muy difícil para ti». Tampoco se detuvo al aceptar que el actual rey Carlos III no fue muy bueno como un papá soltero, tras la muerte de su mamá.

Finalmente, Harry justificó su libro y el documental de Netflix porque «son importantes en el hecho histórico y significado». Declaró una guerra «de por vida» contra los tabloides y los señaló por fomentar la competencia entre los royals. Se dijo más feliz que nunca y que si los Windsor aceptan su responsabilidad puede haber una reconciliación.

Deja un comentario