Toxinas ambiguas

0
140

Me siento fuera de mí,

flotando en el aire

mientras observo los

patrones que nos dirigen

a daños colaterales.

Dinámicas familiares antipáticas,

construidas sobre

un vacío de desamor.

Mi corazón se desploma

tras la decepción.

La añoranza me condujo

a la espera de rosas preciosas

sobre tierras infértiles

y suelos en sequía.

Ésta soledad ingrata

se apodera de mí,

no me encuentro entre

el abismo de la casa y

el silencio eterno me

hace creer que estoy

perdiendo la cabeza.

Llueven billetes sobre mí,

me cobijo de dinero pero

mi cuerpo está cada vez

más helado.

Represento la frivolidad

de la riqueza

y la escasez de entereza

pérdida en ella.

Me rehúso a los prejuicios y

deterioros del alma,

a los lujos en forma de gasas

intentando sanar los cortes

generados por filosas palabras

que hieren más allá de la piel.

Llegó la hora de salir corriendo…

Huir lejos, muy lejos de aquí.

Deja un comentario