La vida es eso que pasa mientras miras el celular….

0
65

Cuando alrededor de los años treinta nace el televisor, nunca nadie imaginó que ese extraño objeto que llegó a los hogares se convertiría con el tiempo en el protagonista principal de alegrías, tristezas y preocupaciones para todos.

A grandes y chicos durante años nos ha hechizado durante horas con historias, aventuras, misterios, y también hay que reconocerlo, con datos y conocimientos. Porque este huésped fascinante nos cuenta del pasado y también del presente. Incluso puede hablarnos sobre el futuro. Nos permite conocer el mundo y presenciar como es hoy el caso interesante eventos mundiales y presenciar el juego de nuestro equipo en lugares remotos.

Nos ha hecho reir y llorar, ha sido bueno, pero también ha sido malo porque marcó el inicio de las familias divididas, las que hasta antes de su llegada convivían y jugaban, charlaban y se narraban las historias leídas en libros o conocidas de otras voces.

Fue la televisión la que indujo a muchos de nosotros a probar esas bebidas alcohólicas que anunciaban hermosos modelos, a fumar cigarrillos que hacían mas enigmáticas a las damas e interesantes a los caballeros.

Fue también la que nos permitió disfrutar de la presencia de nuestros cantantes favoritos y vivir los dramas, tragedias y comedias a través de interminables telenovelas que nos atában todos los días a un sofá .

“Enajenante” dijeron muchas voces que advertían sobre esta “terrible” adicción, que se prolongó luego con el uso de las computadoras. Sin embargo esta adicción resultó ni por asomo lo enajentante que puede ser el hijo de esta pareja: El celular y luego su hermano el Smartphone.

Es verdaderamente increíble como este cada vez mas sofisticado aparato se ha apoderado de todos: incluso de chicos muy chicos y de grandes muy grandes. Y ha afectado en general las relaciones sociales.

Y es un invento excelente, nadie tiene la menor duda, sin embargo este pequeño tirano ha sido también medio provocar miedo, pánico y amenazas; para tristes desenlaces, accidentes y muertes. Este aparatito ha reemplazado ya los relojes, las cámaras, el calendario y los despertadores; no permitamos que reemplace también a nuestra familia, desgraciadamente los humanos no sabemos ponernos límites y como ántes vivíamos pegados durante horas al televisor, hoy el celular se ha convertido prácticamente en una extensión de nosotros. Y nos ha privado de compañías, de charlas y de paseos.

El consejo es: disfrutemos más de todo aquello que nos rodea y démosle al celular una importancia justa y medida.

Si la tecnología domina y ordena tu vida, eres su esclavo. Si es una herramienta que no te aleja de las personas que amas, es tu aliada….Anónimo.

Deja un comentario