Disfruta el proceso de la vejez

0
44

“Cuando la gracia se une a las arrugas es adorable, hay un amanecer indecible en la vejez feliz”….Victor Hugo.

Dicen que la vejez comienza cuando la mente se estrecha y la cintura se ensancha. Sin embargo yo pienso que empieza una vez que como ya lo dijo el legendario Clint Eastwood: “cuando dejamos entrar al viejo a nuestra vida”

Justo Eastwood obtuvo después de los 60 10 candidaturas al Oscar, ganando 4, ¿su estrategia? NO dejar pasar al viejo a su vida.

De manera que es necesario aprender a luchar contra ese “viejo” que nos acecha en cada esquina para llenarnos de quejas, olvidos, dolores y cansancio.

Lo cierto es que para sentirnos y vernos mejor en estos finos años de envejecimiento, necesitamos cumplir con ciertos requisitos: primero no olvidar los buenos hábitos adquiridos en la niñez y, desechar lo más pronto posible los vicios que dañan el organismo.

En lo que se refiere a la alimentación, hay que dejar de lado la glotonería y procurar el ejercicio diario, cuando menos 30 minutos al día tres veces por semana.

Muy recomendable es la buena lectura, las reuniones, la juegadita de cartas, pasear por las tiendas, los viajes tranquilos.

Practiquemos la oración pues la vida nos ha enseñado que la energía divina es un excelente cargador de pilas.

Aceptemos y demostremos con orgullo y dignidad que ser mayor no significa dejar de crecer. Esas canas que muchos tiñen son constancia del paso del tiempo, pero también de sabiduría adquirida a través de experiencias muchas malas pero también muchas mas buenas y todas superadas.

Y si te sientes invisible para los jóvenes que te rodean, demuestra que puedes ser un excelente guía para inexpertos.

De nuestra actitud depende prácticamente todo: Y esto me trae el recuerdo de algo que escribió hace tiempo una buena amiga: Contaba que dos personas mayores fueron a dar un paseo para hablar sobre su boda cercana, y pasando por la farmacia entraron para preguntar si vendían píldoras para la artritis, medicamentos para el corazón y sillas de ruedas. “Por supuesto que sí”, -dijo el farmacéutico-, ¿qué es lo que desean? Nada, solo que nos gustaría hacer aquí nuestra lista de regalos de boda” Esta pequeña historia nos deja una gran lección de positividad, de congruencia y de una excelente actitud ante algo que no podremos evitar y que se llama vejez.

Ya la mitología griega nos habla del respeto que los Dioses le tenían a Geras quien era la personificación de la vejez, pues valoraban su experiencia y sabiduría y por ello le permitían morar en el Olimpo.

Asi pues a cada uno de nosotros corresponde vivir esta cuesta abajo con optimismo, que nuestra última estación en el viaje por la vida sea de calidad, gozo y satisfacción de lo vivido.

“Algunas personas no pierden nunca su belleza, solo la trasladan de sus rostros a sus corazones”…Martin Buxbaum.

Deja un comentario