Agravio

0
294

Hay daños irreversibles,

que dejan cicatrices

más allá de la piel.

Brotan en recuerdos

como forma de cuchillas

y derraman la sangre añeja

de viejas heridas.

Hay bizarras experiencias

tejiendo telarañas en

algún rincón de nuestra

mente, y de vez en cuando

se apoderan de todo

velozmente.

Hematomas superficiales,

culpas y vacíos inexplicables, pero

con un ardor que no cesa y

arrebata la sonrisa del presente,

aprisiona el alma blanca e inocente

de una niña de cristal.

Ésas heridas sin revés se cargan

del pasado y del ayer

con cuentas caducas,

juicios de un abuso

sin resolver.

Deja un comentario