El peso cerró la sesión con una depreciación de 0.11%

0
60

26 de agosto de 2022.- El peso cerró la sesión con una depreciación de 0.11% o 2.1 centavos, cotizando alrededor de 19.92 pesos por dólar, con el tipo de cambio tocando un mínimo de 19.8504 y un máximo de 19.9840 pesos. El peso mexicano se ubicó entre las pocas divisas que perdieron terreno durante la sesión, después del florín húngaro con 0.48% y el peso argentino con 0.19% y seguido de la rupia india con 0.09% y la lira turca con 0.08%. La depreciación del peso es principalmente resultado de una corrección al desempeño del tipo de cambio en las primeras tres sesiones de la semana, en las que el peso acumuló un avance de 1.38%.

En el mercado cambiario el índice del dólar perdió 0.23%, ante un avance de la mayoría de las divisas. El peso chileno fue la más apreciada con 2.70%, el rand sudafricano con 1.16%, el dólar australiano con 1.00%, el zloty polaco con 0.64% y el dólar neozelandés con 0.60%. También se apreciaron divisas relevantes como el yen japonés con 0.42%, la libra esterlina con 0.26% y el euro con 0.07%. Lo anterior se debió a un incremento del apetito por riesgo en los mercados financieros globales desde la sesión asiática, luego de que el gobierno de China anunció nuevos estímulos fiscales. En el mercado de capitales también se registraron ganancias, principalmente en Estados Unidos, en donde el S&P 500 avanzó 1.41% y el Nasdaq 1.67%.

Cabe mencionar que los participantes del mercado siguen a la espera de la conferencia de Jerome Powell mañana viernes a las 9:00 horas en el simposio de Jackson Hole, en donde es probable que disipe incertidumbre sobre el ritmo de incrementos de la tasa de interés en Estados Unidos. Durante la sesión se destacaron comentarios de oficiales de la Reserva Federal. James Bullard, presidente de la Fed de St. Louis, señaló que es importante actuar rápido y seguir subiendo la tasa de interés a un nivel entre 3.75 y 4.0% a finales del año. Por su parte, la presidenta de la Fed de Kansas City, Esther George, mencionó que es importante seguir subiendo la tasa de interés para lograr que la inflación regrese a su objetivo. Los comentarios de ambos oficiales tuvieron poco impacto sobre los mercados financieros.

Durante la mañana se publicaron las minutas de política monetaria del Banco de México, correspondientes al anuncio del 11 de agosto. En las minutas se destaca que los miembros de la Junta consideran que sigue deteriorándose el balance de riesgos para la inflación. Un miembro señaló que, ante la persistencia de la inflación, es altamente probable que el pico de la inflación se alcance después de lo previsto y que la inflación muy probablemente terminará el año por arriba del 8.0%. Además, señalaron que la inflación enfrenta riesgos derivados de la sequía, lo que puede presionar al alza los precios de productos agropecuarios. La mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno señalaron que el más reciente incremento a la tasa apenas la ubica en terreno restrictivo y que será necesario adoptar una postura monetaria más restrictiva para lograr una convergencia de la inflación hacia el objetivo del 3%. Es importante tomar en cuenta que los comentarios de las minutas fueron previos a la publicación de la inflación en la primera quincena de agosto, en donde se observó un incremento de la inflación general y subyacente.

También se publicó en México la balanza de pagos del segundo trimestre. La cuenta corriente mostró un déficit de 703.5 millones de dólares, contrastando con un superávit de 5,999.3 millones de dólares en el segundo trimestre del 2021. El déficit de cuenta corriente estuvo explicado principalmente por las importaciones de bienes, que crecieron 29.0% con respecto al mismo trimestre del año pasado, mientras que las exportaciones de bienes crecieron 19.6%. Si bien tanto las importaciones como las exportaciones crecieron a una tasa anual elevada, la dinámica de crecimiento hizo que de observarse un superávit en la balanza de bienes de 2,810.5 millones de dólares durante el segundo trimestre del 2021, ahora se observe un déficit en la balanza de bienes de 8,125.6 millones de dólares. Con lo anterior, la cuenta corriente registró un déficit de 0.19% del PIB, el primero desde el segundo trimestre del 2020 cuando se ubicó en 0.23% del PIB. Bajo el supuesto de que no crecieron los flujos por concepto de utilidades, dividendos, intereses, remuneraciones y remesas, el déficit de cuenta corriente hubiera sido de 6,768.4 millones de dólares o 1.83% del PIB.

Un déficit de cuenta corriente no necesariamente es malo, pues el crecimiento de las importaciones se debe a la recuperación económica y, debido a que las cadenas productivas están entrelazadas, el crecimiento de las importaciones (de bienes intermedios) también impulsa las exportaciones. Aunque, por otro lado, un déficit de cuenta corriente se ve de forma negativa en el PIB, por lo que resta al crecimiento económico.

Por otro lado, en la cuenta financiera, la inversión de cartera registró una salida de 5,074.2 millones de dólares, acumulando 9 trimestres consecutivos con salidas, con esto se iguala el periodo de salidas de capitales entre el 2T del 1986 y el 2T de 1988, cuando también se registraron salidas de capitales durante nueve trimestres consecutivos. El periodo más extenso de salidas de capitales fue de 10 trimestres, entre el 4T de 1982 y el 1T de 1985. En total, durante los últimos nueve trimestres han salido 61,984.6 millones de dólares de inversión de cartera, equivalente a 16.7% del PIB. Las salidas de capitales son evidencia de aversión al riesgo a invertir en la economía mexicana y generan presión al alza sobre la tasa de rendimiento que deben de pagar los instrumentos mexicanos.  

Durante la sesión, el euro tocó un máximo de 1.0033 y un mínimo de 0.9949 dólares por euro. Por su parte, el euro peso tocó un máximo de 19.9237 y un mínimo de 19.8131 pesos por euro.

Deja un comentario