Intruso que se acercó al castillo de Windsor, acusado de amenazar a la reina

0
59

(AGENCIAS) 03 de agosto de 2022.- El hombre armado con una ballesta que fue detenido el día de Navidad del año pasado en el territorio del castillo de Windsor, donde se encontraba la reina Isabel II, fue acusado de amenazar a la soberana, anunció el martes la policía británica.

Jaswant Singh Chail, de 20 años, es procesado en virtud del artículo 2 de la «Treason Act» de 1842, que castiga los intentos de «herir o dañar a Su Majestad», así como por amenaza de muerte y posesión ilegal de armas, indicó la policía metropolitana en un comunicado.

Actualmente detenido, comparecerá el 17 de agosto ante el Tribunal de Magistrados de Westminster en Londres.

El joven que vivía en Southampton (sur de Inglaterra) había sido detenido el 25 de diciembre, alrededor de las 8 de la mañana, momentos después de haber entrado en las tierras del castillo, convertido en los últimos años en la residencia principal de Isabel II.

La monarca de 96 años (entonces 95) pasaba la Navidad allí, su primera desde la muerte de su esposo Felipe, después de haber renunciado a viajar como de costumbre a su residencia en Sandringham, en el este de Inglaterra, para las fiestas debido a un resurgimiento del covid-19.

Fue entonces internado en un centro psiquiátrico y la policía no dio detalles el martes sobre su estado psicológico.

El diario The Sun publicó imágenes de un video supuestamente divulgado en la cuenta de Snapchat del sospechoso minutos antes de que se introdujera en el recinto.

En él, se ve al individuo con una ballesta y vestido con un suéter negro con capucha. Detrás de una máscara blanca se le oye decir: «Siento lo que he hecho y lo que voy a hacer. Intentaré asesinar a la reina Isabel».

Los intentos de entrar en Windsor o en el Palacio de Buckingham, la residencia habitual de la reina, situada en el corazón de Londres, no son inusuales.

Los intentos de entrar en Windsor o en el Palacio de Buckingham, la residencia habitual de la reina, situada en el corazón de Londres, no son inusuales.

Deja un comentario