Un viajero inhumano y muy cuerda

0
167

Esta es otra narración que se están tardando en publicar (su éxito ha sido anticipado por fanfarrias, oberturas y solos de alegres violines).

Para hacer la historia más misteriosa, ese viajero tiene un alma que lo ocupa desde hace varios siglos. Él lo mismo cruza el mundo flotando que deslizándose sobre la tierra. Y cuando se dan las condiciones para que se exprese, produce un estremecimiento indescriptible en cualquier mortal que lo escuche.

Las últimas décadas, ha sido acompañado en sus viajes por un ser humano que firma con el nombre Carlos Prieto Jacqué. Este individuo, aunque nacido en el Distrito Federal, pasó gran parte de su infancia y juventud en Monterrey, dado que su padre, Carlos Prieto de la Llana, era entonces director general y presidente de la extinta empresa Fundidora Monterrey. La ciudad norteña lo considera hijo suyo, y uno muy querido.

Carlos Prieto, además de ser acompañante del viajero misterioso, cuenta con dos títulos profesionales, uno de ingeniería en metalurgia y el otro de Economía, ambos por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). También es escritor, con siete libros publicados.

Eso no es todo, ambos viajeros, el humano y el inhumano, suelen tocar con grandes orquestas, como la Royal Philharmonic Orchestra de Londres, la Orquesta Sinfónica de Berlín, la de Cámara de la Unión Europea, la Nacional de España, la de Cámara de Moscú, la Camerata de San Petersburgo, la American Symphony Orchestra, la Orquesta Nacional de Irlanda, la Nacional de Buenos Aires y muchas más.

Han sido invitados a la mayoría de los teatros más importantes del planeta, desde Nueva York hasta Pekín, con muy solicitadas escalas en las salas de Europa. Carlos Prieto, el viajero humano, es uno de los más grandes e influyentes chelistas de la actualidad. Ha estrenado un número mayor a 80 obras, en su mayoría dedicadas a él, de los principales compositores de México, Iberoamérica, España y otros países.

Fue amigo de los famosos músicos rusos Igor Stravinsky y Dimitri Shostakovich. De este último, estrenó el Concierto No. 1, Opus 107.

Su discografía abarcamás de 80 obras, desde las Suites completas de J. S. Bach hasta composiciones del Siglo XXI. Ha sido distinguido como músico por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT); el gobierno de Francia, que le otorgó la Orden de las Letras y las Artes en el grado de Oficial; Premio al Liderazgo Cultural de la Universidad de Yale; Encomienda de la Orden del Mérito Civil, otorgada por el Rey de España. En 2008, el entonces presidente de México, Felipe Calderón, le entregó el Premio Nacional de las Ciencias y de las Artes; el Presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, le otorgó la Medalla Pushkin; es Presidente de la Fundación del Conservatorio de las Rosas, el más antiguo conservatorio de las Américas, entre las muchas distinciones que ha recibido, alternadas con las ovaciones de pie del público que lo sigue, este chelista-ingeniero-economista-escritor-y-acompañante de un viajero inhumano y muy cuerda.

El viajero inhumano es su valiosísimo stradivarius, fabricado en 1720, que viaja con Carlos ocupando asiento, pagando boleto en cada avión que toman (y acumulando sus propias millas). El músico registra al instrumento como “Miss Chelo Prieto” y, en alguna ocasión, según cuenta el propio Carlos, al decir la edad del stradivarius (casi 300 años…), le ofrecieron para el mismo el descuento de la tercera edad.

Deja un comentario