Manual de buenos modales de Manuel Antonio Carreño

0
195

“Tus hábitos se convierten en tus valores, tus valores se convierten en tu destino”…Mahatma Gandhi.

Manuel Antonio Carreño, músico, pedagogo y diplomático Venezolano , escribió hace mas de 200 años su famoso manual de buenas costumbres, hábitos o maneras. Y aunque muchas de sus recomendaciones son ya totalmente obsoletas, en general sus consejos siguen siendo un referente para personas “bien educadas”

Y aunque (obvio) Carreño falleció hace casi 150 años, su famoso manual ha sido reimpreso y adaptado en numerosas ocasiones y no son pocas las veces en que ha sido mencionado en películas, obras de teatro y lógicamente utilizado en clases de etiqueta y urbanidad.

Y aunque el manual está dirigido a distintos públicos, en México fue principalmente utilizado por personas de clase media y alta tanto en el hogar como en institutos educativos basándose en la moral cristiana y haciendo énfasis sobre la moral cristiana, la humildad y ayuda al necesitado.

El libró resultó sin embargo ser más utilizado para aprender por ejemplo modales en la mesa, comportamiento en sociedad, presentación personal.

En el Siglo XX se editó el Manual de Carreño para niños y el objetivo fue básicamente fomentar en los niños buenos modales y hábitos.

Ya en el siglo XXI se moderniza y se incluye la “Netiqueta” o comportamiento en las redes sociales, reglas para convivir en la oficina, gimnasios, el uso de celular y hasta la tenencia responsable de mascotas.

Algunos de los consejos que se dan en el famoso manual de Carreño citan formal interesantes y aquí menciono algunos:

– La prepotencia desenmascara a los nuevos ricos. Hay que tratar bien a los demás sin importar sus apellidos o cuanto dinero tengan sus familias. Igualmente a las personas del servicio.

– De masticar chicle ni hablar, y menos con la boca abierta.

– Los accesorios y la ropa no tienen que ser de marca para que sean de buen gusto.

– Chisme en reunión es de mala educación.

– La gente con complejo de inferioridad acostumbra tratar mal a las personas de nivel mas bajo sin tomar en cuente que todos somos iguales.

– Piercings y tatuajes no son elegantes. Ser una marca viviente definitivamente no.

– Escote o minifalda, nunca los dos.

– Jamas usar palillos o mondadientes en la mesa. ¡¡¡pésimo!!!.

– Los besos apasionados solo en privado.

– Organizar una reunión en casa y pedir a los invitados que traigan comida…¡¡¡NO!!!

– Hay que saber retirarse de las reuniones y no ser el último en irse.

– Totalmente inadecuado llegar a una casa por sorpresa.

– Las invitaciones sociales deben enviarse al domicilio, nunca al trabajo y sin el título académico como Dr, Lic., etc. Ser puntual es llear a tiempo, tan malo es llegar tarde como temprano.

– A la hora de la comida o cena no llenar el plato demasiado y mucho menso hablar con la boca llena.

– Sencillez es sinónimo de elegancia.

– Una fiesta exageradamente ostentosa habla de presunción, no de buena cuna.

– Las invitadas a una boda no deben vestir de blanco.

– El celular ni se pone sobre la mesa ni se utiliza durante los alimentos.

– A los insultos simplemente NO se responde.

– Si una persona está hablando, no interrumpir. Dejar que termine.

– Los adictos al celular….ES MUY GROSERO que se la pasen contestando mensajes durante una reunión social o de trabajo. Además es de pésima educación hacer sentir a la otra persona que es menos importante.

Consejos tan prácticos como éstos contiene todo el libro para muy diversas situaciones. Por ello a más de 200 años de su primera publicación el Manual de Carreño sigue siendo sumamente vigente.

Una buena educación es sin duda, un regalo para toda la vida….

Deja un comentario