¡¡Alto, paren la prensa!!

0
102

        ¡¡ Alto, paren la prensa!!. Dirían los antiguos del periodismo al entrar presurosos al área de talleres, en clara señal de que llevaban en su poder un hecho que aniquilaba por mucho todas las noticias que estaban por imprimirse.

        Y ciertamente, esa información, al menos a nivel comarcano y hasta estatal, por la parte de Durango, correspondía al lamentable fallecimiento del maestro periodista y escritor, Don Higinio Esparza Ramírez, noticia que a no pocos reporteros nos dejó petrificados,

        A pesar de haber permanecido internado e inconsciente durante los últimos once días en un hospital del Seguro Social gomezpaltino, nadie –al menos de los antiguos dedicados la noble labor informativa-, podía dar crédito a tan deplorable acontecimiento.

        El sentido deceso fue desagraciadamente minutos después confirmado por su hijo, Héctor Alejandro, comprobándose que el periodismo comarcano acababa de perder a uno de sus más sólidos pilares.

        Al momento de abandonar el mundo terrenal, Higinio contaba con 85 años de edad, 66 de los cuales los laboró para El Siglo de Torreón y siempre cubriendo las fuentes de toda la Comarca Lagunera del estado de Durango, incluyéndose Gómez Palacio y Lerdo.

        A lo largo de su fructífera y prolongada carrera periodística, Esparza Ramírez supo ganarse por su don de gentes, la amistad de quienes lo rodearon, incluyéndose a los reporteros de otros medios –como fue mi caso-.

Su carácter siempre jovial, bromista y su eterna sonrisa, lo hicieron ser un tipo con el que todos querían convivir. Ahh, y no se diga en las prolongadas bohemias, con muchos otros compañeros que desafortunadamente y desde hace algún tiempo, se nos adelantaron de igual forma en el camino.

        Higinio, considerado un reportero de la “vieja guardia”, siempre fue un “aporreador” –en el buen sentido de la palabra- de las antiguas y pesadas máquinas de escribir, pues siempre escribió exageradamente rápido, bastante bien y sin nunca voltear a ver el teclado.

        Su excelente sintaxis y ortografía, y no se diga de sus amplios conocimientos, lo hizo destacar entre otros compañeros del gremio, yo incluyéndome, a grado tal que hace algunos años resultó ganador del premio nacional que organiza la Secretaría de Marina, cuyo premio fue un viaje con todo pagado con acompañante al puerto de Veracruz. En las últimas fechas, se había convertido en un experto de reportajes. Y apenas hace unos días, sin que llegara a saberlo, resultó ganador del Premio Estatal de Periodismo Coahuila 2022.

        A pesar de haber radicado en Gómez Palacio más de los tres tercios de su vida, Higinio y su hermano Angel –qepd-, nacieron en la colonia 20 de Noviembre de la ciudad de Torreón, y siendo muy jóvenes, sus padres se mudaron al vecino municipio gomezpalatino, razón por la que siempre se consideró ciudadano de esta localidad.

        Vayan desde espacio, nuestras más sinceras condolencias para su esposa Doña Rosa María y sus hijos Paty, Chule, Chelito –qepd- y Héctor Alejandro, así como nietos y bisnietos.

        Higinio descansa en paz.

        Por hoy, fue todo. Hasta la próxima…Dios mediante.

Para quejas o sugerencias, aguilaquecae_51@hotmail.com y aguilaquecae51@gmail.com

Deja un comentario