Cien años de un parteaguas literario

0
55

Mérida, Yucatán, a 30 de marzo de 2022.- “¿Cómo hablar de un mundo en ruinas desde un lenguaje inoperante?, cuando el poeta necesita hablar de lo que sucede”, de lo que ocurrió en medio de la Primera Guerra Mundial, que “quizá fue la experiencia más traumática que haya tenido la humanidad, porque fue la primera vez que el hombre pudo ver su capacidad de destrucción”, sostuvo José Díaz Cervera.  

La conferencia “1922: cien años de un parteaguas literario”, que el poeta dictó en la décima edición de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (FILEY), tiene como antecedente el periodo de 1914 a 1918, de esa guerra “destructiva y cruenta”.   

“Nunca se habían visto tales niveles de destrucción, hay imágenes desoladoras; generó una gran conmoción principalmente en Europa”, enfatizó Díaz Cervera.  

Asimismo, refirió que en ese panorama apareció un personaje interesantísimo, Ludwik Wittgenstein, joven austrohúngaro que escribió, entre 1914 y 1916, uno de los libros más importantes en la historia del siglo XX, que es el “Tractatus lógico philosophicus”, un volumen sobre ética que no se fundamenta meramente en abstracciones.  

El “Tractatus” está construido con aforismos (afirmación categórica contundente y sintética), en donde cada uno se plantea como un tema, no como una argumentación, si no como una serie de consideración alrededor de éstos, detalló.  

De acuerdo con el “Séptimo aforismo” de la obra de Wittgenstein: “Sobre lo que no se puede hablar hay que callar”, no se puede dar un dato informativo al receptor acerca de lo abstracto.   

“Es un lenguaje vacío cuando no habla de algo concreto y es insensato cuando utilizamos de manera incorrecta los signos”, explicó.  

De acuerdo con Díaz Cervera, así es como se va configurando la poética de 1922 en la que aparecen autores entre los que se cuentan TS Elliot, Rainier Maria Rilke y César Vallejo.  

Así, el también maestro en filosofía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y catedrático universitario compartió y comentó “El entierro de los muertos”, primer canto de La Tierra Baldía; el tercer canto de “Las elegías de Duino”; y, finalmente, el último poema de “Trilce”.  

Esta actividad, realizada como parte de las actividades de la décima edición de la FILEY, que organiza la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), está disponible en la página de Facebook @lafiley.  

Deja un comentario