Los Derechos Humanos y la Seguridad Pública

0
58

El mayor obstáculo que tiene el Estado para hacer efectiva la seguridad pública de la sociedad toda, son los derechos humanos; que son de todos: de las víctimas y de los victimarios, por igual; pues ellos y los demás seres humanos los traen consigo mismo desde su nacimiento; destacándose entre los más importantes la vida, la integridad física, la libertad, el patrimonio y todos los demás derechos.

Estos derechos humanos al principio se conocían como derechos naturales, explicados y defendidos por el jusnaturalismo; frente a las tesis sociales que afirmaron que los derechos los otorgaba la Constitución; y así tenemos que mientras la Constitución de 1857, decía que reconocía los derechos humanos; la Constitución de 1917, decía que era ella la que los otorgaba.

Pero sea de ello lo que fuera, la Policía, llámesele como se le llame, tiene el deber de asegurar a la población todos los derechos, principalmente el de la paz; facultándola la ley a hacer uso de toda la fuerza pública para impedir que algunos integrantes de la sociedad atenten contra los derechos de los demás; que ante no solamente la resistencia de éstos sino ante su reacción violenta con armas, la Policía se ve en la disyuntiva de enfrentarlos también con las armas o hacer todo lo posible por detenerlos pacíficamente, a fin de no violarles sus derechos humanos; pues no por delinquir, los pierden.

El Ejercito Mexicano y la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana federal; así como todas las demás corporaciones policiacas de los tres ámbitos del Estado, tienen que enfrentarse a la delincuencia organizada, cuando ésta se resiste a su detención y ataca con toda clase de armas que a veces superan a las de la Policía, a los agentes del gobierno.

Por hacer todo lo posible porque en los enfrentamientos armados contra la delincuencia organizada, y todos los demás que cometan hechos delictivos; el Estado no viole los derechos humanos de nadie; el Colegio de Abogados de la Laguna, A.C., del que es Presidente el Licenciado Fernando Todd Siller, acaba de entregarles unos reconocimientos al Ejercito Mexicano y a la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana federal, por

conducto de su titular el General de División Luis Cresencio Sandoval González, y del Subsecretario Licenciado Ricardo Mejía Berdeja, respectivamente.

Fue en el marco del Día del Abogado, el pasado 12 de julio, en la Universidad Autónoma de la Laguna, en donde se entregaron esos reconocimientos a esos dos altos funcionarios, ante los abogados que festejaban su día y a quienes acompañaron magistrados del Poder Judicial de la Federación, en Torreón, diputados, ex alcaldes y otras distinguidas personalidades.

Este reconocimiento no nada más debe de llenar de satisfacción a las instituciones y a los que los recibieron, sino más que nada esto los compromete a seguir trabajando por hacer efectiva la seguridad pública, a como dé lugar; pero siempre anteponiendo los derechos humanos de todos; pues dentro de un Estado de Derecho, no se contraponen.

¡La violencia no debe enfrentarse con la violencia, sino con el derecho con la ley en la mano!.

Deja un comentario