Conversatorio sobre un «Sanmarqueño»

0
56

El 23 de julio de 2021, en la casa de la familia García Muñoz, del ejido La Libertad, municipio de Torreón, Coahuila, se llevó a cabo un conversatorio al que se denominó homenaje póstumo por el deceso del Profesor Arturo García Muñoz, acaecido un año antes; de quien esto escribe fue compañero de escuela.

En 1958, en la Escuela Normal Rural “General Matías Ramos Santos”, de San Marcos, Zacatecas, conocimos a Arturo García Muñoz, como alumno del tercer año de secundaria en ese internado en el que sobresalían tanto maestros como alumnos de la Laguna, por su aprovechamiento académico y por el deporte; pues acababa de ser Director y Profesor José Santos Valdés, quien elevó el nivel educativo de esa normal a nivel nacional, y eso atrajo a los laguneros y a los de otras partes del país.

Entre los alumnos laguneros que más destacaban eran Arturo García Muñoz, por su liderazgo estudiantil y deportivo en basquetbol, y porque a los estudiantes nuevos como el suscrito (de doce años de edad), los orientó para ser buenos alumnos; lo que nos dio seguridad y confianza.

En el conversatorio su hermano Rodolfo narró que Arturo García Muñoz, nació en Torreón, Coahuila, el 6 de abril de 1942; haciendo sus estudios primarios en el ejido La Libertad, en el Instituto de la Laguna y en el Colegio Hispano Mexicano, de los profesores Farrus, refugiados españoles que huyeron del dictador Francisco Franco, y cuya ideología democrática y progresista seguramente influyó en la conciencia social de Arturo.

La Secundaria y la Normal, Arturo las cursó en San Marcos, Zacatecas, y a cuyos egresados se les conoce como “sanmarqueños”, de donde egresó con el título de maestro de primaria, empezando a trabajar en la escuela primaria de Santa Teresa de la Uña en Nazas, Durango, luego en la Escuela Primaria Horizonte en Tlahualilo, del mismo estado, después en los ejidos La Concha, La Paz, La Partida y San Luis, continuando en la Escuela Primaria Díaz Ordaz, todas de Torreón.

Arturo hizo la Normal Superior en Chihuahua, donde se graduó como maestro en la especialidad de físico químico, trabajando en la Secundaria Federal Ricardo Flores Magón, en Lerdo, Durango.

Pero su capacidad y sus aspiraciones por mejorar y servir a los maestros, hicieron que Arturo participara en la vida política del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, del que fue secretario general de su Delegación, de Organización del Comité Ejecutivo de la Sección 35, y del Comité Electoral Nacional.

Sus inquietudes sociales llevaron a Arturo a participar en el Partido Socialista de los Trabajadores y del Partido Revolucionario Demócrata, con el que llegó a diputado local en el Congreso de Coahuila.

Ya jubilado siguió “alentando la lucha en favor de los ideales por los que siempre luchó hasta su último día”, como lo está haciendo ahora su descendencia, sobre todo femenina.

Deja un comentario